Blog

"Fortalécete como Padre y Profesor con los consejos y tips que Samy y sus Amiguitos tiene para ti."

Foto blog-¿Qué tan saludables están tus hijos Guía para el verdadero bienestar

FAMILIA, DESTACADOS, PADRES

febrero 28, 2019

Qué tan saludables están tus hijos

Vivimos tiempos donde todos estás buscando comer más saludable, ejercitarse y cambiar hábitos. Seguramente eres uno de ellos y estás totalmente involucrado (a) en la formación saludables de tus hijos. O quizás, aún no te unes a los padres "fitness", los miras de lejos sin involucrarte en sus estilos de vida. Pero también, puede ser que el médico te haya dicho que tus hijos necesitan cambiar su alimentación y hábitos por salud. Así que la pregunta es: ¿Qué tan saludables están tus hijos? ¿Bastará simplemente con un cambio de alimentación y ejercicios físicos? Queremos compartirte una Guía para el verdadero Bienestar. 

GUÍA PARA EL VERDADERO BIENESTAR  

 ¿Por qué debemos estar saludables? 

Si no comprendemos el por qué, difícilmente tendremos resultados duraderos y cambios de hábitos sustentables en el tiempo. Es por eso, que necesitamos comprender como cristianos que debemos ser ejemplo de salud para nuestros hijos. Y para ello, nuestra base siempre es la palabra de Dios. Observa lo que la Biblia dice en 1 Corintios 6. Desde el verso 12, la versión Reina Valera le pone título a ese pasaje: "Glorificad a Dios en vuestro cuerpo" y leemos: 

19 ¿O ignoran que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en ustedes, el cual les ha dado Dios, y que no les pertenece?
20 Porque han sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios con sus cuerpos y en su espíritu, los cuales son de Dios.

Tal como dice la escritura, debemos honrar a Dios con nuestros cuerpos y en espíritu. No nos pertenecemos, hemos sido comprados por un alto precio y nuestra vida debe estar a la altura de ese precio, como forma de gratitud al Señor, para honrarlo a Él en todo lo que somos.

Pero si aún esto no te convence, entonces lee la guía para el verdadero bienestar.

¿Cuál es el verdadero bienestar? 

En primer lugar, debemos entender qué es BIENESTAR. Y la RAE (Real Academia Española) lo define de tres maneras: 

1. Conjunto de las cosas necesarias para vivir bien. 
2. Vida holgada o abastecida de cuanto conduce a pasarlo bien y con tranquilidad. 
3. Estado de la persona en la que se le hace sensible el buen funcionamiento de su actividad somática y psíquica. 

Pero también podríamos definirlo como; salud física y mental para disfrutar plenamente de la vida. El verdadero bienestar, es sentir la plenitud que nos da Cristo, para vivir nuestra vida sirviendo a Dios. Y Dios nos exhorta a glorificar a Dios con nuestros cuerpos y espíritus, con todo lo que somos. ¿Por qué? 
Porque si cuidamos nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro espíritu, podremos comunicarnos mejor con Dios; podremos disfrutar de tiempos de oración más profundos, podremos enfocarnos en trabajar en su obra y vivir plenamente la vida que Él nos ha dado. Entonces, toma nota de lo siguiente: 

1. TRABAJA EN TU SALUD FÍSICA: No sólo en la tuya, en las de tus hijos también. Una alimentación balanceada, ejercitarte físicamente no es pecado, es honrar a Dios. 
Cuerpos que se cuidan, son cuerpos que pueden estar al servicio de la obra de Dios sin distracciones. Imagínate te enfermas o uno de tus hijos se enferma. Tus recursos, tiempo y dedicación se vuelcan en pagar al médico, remedios y terapias. La atención de tu mente se volcará en recuperar esa salud, y a la larga, volverás a este primer principio: Trabajar tu salud física y la de tu familia. No te des la vuelta larga, comienza hoy y prevén enfermedades, prevén el deterioro anticipado tu cuerpo.  ¡Eso es sabiduría! 
Tu cuerpo te acompaña a todos lados, lo necesitas para funcionar en este mundo, un cuerpo débil, enfermo y maltratado durará menos y necesitas tu cuerpo, no para estar postrado, sino para poder servir al Señor y su obra. 

2. TRABAJA EN TU SALUD MENTAL: Tus pensamientos generan emociones y las emociones repercuten en tu cuerpo físico. Es una cadena, todo está unido y relacionado. 
Si cuidas lo que piensas, vivirás mejor. Y la palabra también nos enseña sobre esto. Observa el siguiente pasaje: 

Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero,
todo lo digno, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo honorable,
si hay alguna virtud o algo que merece elogio, en esto meditad.
 
Lo que también habéis aprendido y recibido y oído y visto en mí, esto practicad,
y el Dios de paz estará con vosotros. 
(Filipenses 4:8-9)

La versión "La Biblia Habla Hoy" titula este versículo como: "El Secreto de la Paz". Y si este es el secreto de la paz, también lo es de la salud mental. Buenos pensamientos, generarán emociones y sentimientos buenos que repercutirán en bienestar físico, anímico y espiritual. Guía a tus hijos, a tu familia, a tener siempre estos pensamientos. Convierte tu casa y tu hogar en un lugar de paz y bienestar, comenzando desde adentro hacia afuera. 

3. TRABAJA EN TU SALUD ESPIRITUAL: Y por supuesto, la salud espiritual es fundamental. Observa lo siguiente: 

Porque el ocuparse de la carne es muerte,
pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.
(Romanos 8:6)

porque el ejercicio físico aprovecha poco, pero la piedad es provechosa para todo,
pues tiene promesa
 para la vida presente y también para la futura.
(1 Timoteo 4:8) 

Tal como observamos en estos versículos, el ocuparse del Espíritu es lo mejor que podemos hacer, porque a diferencia de ejercitar nuestro cuerpo y mente - que son tremendamente importantes - el espíritu no sólo nos traerá beneficios en ésta vida, sino también en la venidera, en la futura. Nos estamos refiriendo a la vida eterna, la vida que comenzaremos cuando esta vida terrenal acabe. 
¿Cómo puedes ocuparte del Espíritu? Tomando tiempos de oración, leyendo la palabra de Dios, adorando a Dios, conectando tus pensamientos con la grandeza de Dios, sirviendo a Dios con tus dones y talentos, apoyando la obra de Dios. Te motivamos a que lo hagas y lo inculques a tus hijos y tu familia. ¡La recompensa será grande! 

4. CUIDA TU TEMPLO: ¿Dios vive en ti? ¿Vive en la vida de tus hijos? Desde el día que aceptamos el regalo de la Salvación, Cristo Jesús habita en nosotros. En la cruz del calvario Cristo compró nuestras vidas a precio de sangre y tu cuerpo, tu mente, tu espíritu, le pertenecen. Haz de tu vida un templo. Todo lo que hagas dedícalo a Dios. Toma consciencia de quién mora dentro de tu interior. De esta forma te será más fácil cuidar cada aspecto de tu vida; cuerpo, mente, espíritu. 

 

LEE TAMBIÉN: Cómo hablarles de la fe a mis hijos, Cómo criar en base a la Biblia
 

 

 

 

 Regístrate

 

 


FAMILIA DESTACADOS PADRES
Cómo criar hijos mentalmente saludables