Blog

"Fortalécete como Padre y Profesor con los consejos y tips que Samy y sus Amiguitos tiene para ti."

Foto blog-Cómo ser una madre ejemplar

FAMILIA, DESTACADOS, PADRES

mayo 01, 2019

Cómo ser una madre ejemplar

Toda madre busca convertirse en una buena madre.  

Hay muchas decisiones que tomar día a día; el trabajo ya sea dentro o fuera de la casa, a qué colegio enviar a tus niños, qué programas pueden ver y qué no, qué comida será mejor para ellos, ¿será mejor castigarlo con esto o con esto otro? ¡qué labor más agotadora! Y la verdad, es que la mayor parte del tiempo lo es, más aún cuando buscas hacerlo lo mejor posible. 

Pero, más que enfocarnos en decisiones cotidianas, queremos llevarte a lo más importante y lo medular, porque si los pilares están firmes, todo lo demás se volverá más sencillo. 

Grandes madres de la Biblia

La Biblia no nos cuenta los detalles de las decisiones que mujeres de la Biblia tomaron durante la maternidad, pero sí nos habla de los pilares que las sostuvieron durante la maternidad y fueron los siguientes:

 1. Confía en el cuidado de Dios: 
Una increíble madre de la Biblia es Jocabed, la madre de Moisés. Ella no temió al decreto del Faraón que había ordenado la matanza de todos los niños hebreos. Escondió a su hijo por tres meses y luego, protegido en una canasta, lo lanzó al río. 

Esta mujer tuvo una increíble Fe en Dios para refugiar a su hijo durante el tiempo que más pudo hacerlo, pero luego, tuvo que confiar en Dios y lanzarlo, confiando que la voluntad del Señor se cumpliría y él sería fiel en protegerlo. Nunca imaginó que él se convertiría en el libertador de su pueblo y en el gran profeta de Dios. 

Muchas veces no sabemos cuál será el futuro de nuestros hijos. Muchas veces debemos salir a trabajar, dejarlos al cuidado de otros. No siempre podremos protegerlos, pero podemos confiar en que nuestros hijos le pertenecen a Dios.
¿Cuánto confiamos en esta verdad? 

2. Orar siempre con súplica, ruego y acciones de gracia:
Si supiéramos el poder que hay en Dios, por que él por esencia es todopoderoso, entonces no dudaríamos ni un instante en doblar nuestras rodillas y clamar por nuestra generación. 

Ana, la madre de Samuel, no podía tener hijos, se burlaban de ella, pasó por muchas penurias. Pero sabía que había un Dios poderoso y no dudó en clamarle. El Señor respondió su oración y ella consagró su hijo para el Señor. Su hijo llegó a convertirse en un gran profeta de Israel. 

¿Cuánto clamas verdaderamente por lo que te aflige? ¿Te estás encerrando en tu dolor sin mirar lo que Dios es capaz de hacer? Te invito a que te inclines ante el Dios poderoso y clames; ¡Él hará!

3. Creer a lo que Dios ha prometido:
Muchas mujeres, antes de ser madres o después de serlo, recibieron una palabra de parte de Dios. Pero muchas también se desalentaron en el camino y quizás aún no ven cumplimiento de esa promesa. Elisabet, la madre de Juan el Bautista, recibió una hermosa promesa en medio de su esterilidad, y el hijo que concibió se convirtió en profeta, quien preparó el camino para la llegada de Cristo.  

Ella se gozó en el Señor y se consideró bienaventurada; afortunada, dichosa, feliz. Quizás pasarían años para ver cumplida esas promesas, pero ella mantuvo su fe y su gozo en la palabra de Dios. 

¿Cuánto te gozas por lo que Dios hará? ¿O será que ya te olvidaste de lo que Él te ha dicho, de lo que te ha prometido? 

4. Dejarse usar por Dios:
En tiempos como los que vivimos actualmente, muchas mujeres no quieren ser madres, o tienen planes para su vida, quizás distintos a lo que Dios desea para ellas. Pero cuando Dios irrumpe en tu vida cambia nuestros esquemas. Así le pasó a María, la madre de Jesús. Ella tuvo increíble fe para soportar todo lo que vendría; ser la madre antes de lo que imaginaba, criar al hombre que encarnaría a Dios en la tierra, verle padecer, morir y resucitar. 

¿Estás huyendo del llamado que Dios tiene para tu vida o te estás dejando usar? 

¿Por qué estas mujeres fueron ejemplares?

Estas mujeres no pudieron controlar todo en la vida de sus hijos, incluso la mayoría, solo pudo criarlos únicamente en sus primeros años de vida y luego tuvieron que confiar en los designios del Señor. 

Ninguna de ellas tuvo tiempo de ser una buena madre, tuvieron que ser ejemplares.
Y ese ejemplo les da a todas algo en común; la Fe. 

Observa lo que dice el siguiente versículo: 

Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo;
y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe.
(1 Juan 5.4)

Lo que te hará ejemplar ante tus hijos, ante el mundo; es tu Fe.
- Una Fe que vence al mundo.
- Una Fe que protege a tus hijos.
- Una Fe que los envía hacia afuera para que se conviertan en libertadores, profetas y más.
- Una Fe que te hace creer a lo que Dios dice.
- Una Fe que te entrega completamente para hacer la voluntad de Dios.
- Una Fe que te hace vencer: vencer contra los estándares sociales que están lejos de la palabra de Dios, vencer los prejuicios, las burlas y más. 

Comienza hoy a fortalecer tu Fe, al igual que estas grandiosas mujeres, tú puedes tener una Fe en Dios y en su palabra que vence al mundo y eso te hará ejemplar y bienaventurada. 

 

 

También puedes leer: Cómo criar hijos plenos, A quién recurres cuando estás en problemas. Cómo criar hijos mentalmente saludables. 

 

 

 

 

 

 

 

 Regístrate

 

 


FAMILIA DESTACADOS PADRES
Cómo cuidar a mis hijos de este mundo