Blog

"Fortalécete como Padre y Profesor con los consejos y tips que Samy y sus Amiguitos tiene para ti."

Foto blog-Cómo criar con paciencia, afecto y ternura.png

FAMILIA, DESTACADOS, PADRES

octubre 11, 2018

Cómo criar con paciencia, afecto y ternura

Muchos padres que no saben cómo controlar a sus hijos pero, que desean criarlos "correctamente", pierden la paciencia y por tratar de que sus hijos le obedezcan, actúan con ira haciendo que sus hijos le teman. El resultado, terminan alejándolos y causando heridas en sus corazones. ¿Cómo conseguir el equilibrio entre disciplina y afecto? Aquí te daremos 4 consejos que te ayudarán a criar con paciencia, afecto y ternura.

4 Sencillos Consejos para la Paciencia, Afecto y Ternura: 

1. El amor en todo
: Tu hijo debe saber que lo ama
. ¿Qué tan frecuente se lo dices? ¿Qué tan frecuente le haces cariño? ¿Cuánta atención le das a las cosas que a tu hijo le importan? Como padres, muchas veces estamos tan enfocados en lo que nosotros deseamos conseguir de ellos, que olvidamos que estamos frente a un ser humano que siente, que se duele, que percibe y que está explorando el mundo por primera vez. 

Cuando tengas que corregir a tu hijo o castigarlo por algo malo que haya hecho, recuérdale que lo que estás haciendo es porque lo amas. Cuando debas elegir por él sobre algún asunto y él no esté de acuerdo, recuérdale que todo lo que haces es porque quieres lo mejor para su bien estar y porque deseas que sea feliz.  Esta es la clave para la paciencia, el afecto y la ternura. 

 

2. Llénate del Espíritu Santo:

¿Cuánto del Espíritu Santo hay en tu vida? La palabra nos recuerda:

Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia,
benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio,
contra tales cosas no hay ley. Gálatas 5: 22-23

Como padres y adultos nos vemos envueltos en muchas presiones y responsabilidades que alteran nuestro humor y nuestra disposición frente a nuestros hijos, de seguro tendrás días mejores y días no tan buenos e inclusos días donde nada parezca salir bien. Pero como cristiano, procura mantener tu relación con Dios y llenarte constantemente de su presencia para que su Espíritu obre en ti y produzca los frutos en tu carácter. De esta forma, independiente de cómo te sientas cada día, la manera en que tratas a los demás y especialmente a tus hijos será muchísimo mejor, porque el amor, la paz, la mansedumbre y cada fruto estará presente en tu forma de ser. Antes de reaccionar con ira, antes de decir alguna palabra, refrénate con dominio propio y recuerda que estás frente a niños, debes corregirlos, pero elige tus palabras, controla tus emociones para no actuar de manera que dañes la autoestima de tus hijos. 

Lo que tú deseas es que tus hijos te obedezcan, no que te tengan miedo. No hay cosa peor que tus hijos te obedezcan por miedo, porque dentro de ellos se estará gestando una guerra donde habrás perdido sus corazones. El miedo lleva siempre a actuar en oculto. Si ellos te tienen miedo te ocultarán las cosas, harán cosas a escondidas por temor a tu reacción y créeme, eso es lo peor que puede pasarte, porque significa que tus hijos no tienen confianza en ti y que preferirán pedir consejos fuera del hogar. 

Padres, no irriten a sus hijos, para que no se hagan de poco ánimo.
Colosenses 3.21

El resentimiento de hijos hacia los padres es una de las cosas que más cuesta sanar en la adultez, muchos de los problemas emocionales que la sociedad carga tiene que ver con la relación y las heridas que dejaron los padres en la niñez. Evitémosle esto a nuestros hijos. Formemos adultos sanos. 

3. Pídeles perdón: 

Eres humano, te vas a equivocar. Van a haber días donde por cansancio o por diversas situaciones les respondas mal a tus hijos, les digas una palabra que no debiste o que actúes injustamente. No podemos evitarlo, somos humanos. Pero si aprendes a reconocer tus errores, si aprender a darte cuenta cuando has actuado con injusticia, cuando has usado adjetivos inadecuados o palabras inapropiadas, será más fácil que reviertas esa situación. ¿Cómo hacerlo? Pidiéndole perdón a tus hijos. 

No hay nada que sane más el corazón de un niño que cuando su papá o su mamá le piden perdón. Esto hace que los resentimientos desaparezcan y que sus corazones queden libres. Y no sólo eso, el hecho de que los padres sepan pedir perdón, logra que los hijos tengan la confianza suficiente para reconocer también sus propios errores y pedir espontáneamente perdón cuando han obrado mal en algún asunto. 

Pedir perdón no te humilla como padre, por el contrario, te hace más grande y te une al corazón de tu hijo. 

4. Sé paciente:

Nuestra sociedad egoísta nos mueve a pensar únicamente en nosotros: "mis horas de sueño", "mi tiempo libre", "mi espacio", "mis muebles". Pero cuando eres padres comienzas a aprender que ya no vives para ti, sino que vives para otros. Ten paciencia, tus hijos son niños y eso no durará para siempre. El tiempo de la niñez parece largo, pero dura a penas algunos años. Y mientras ellos sean niños, involúcrate en su mundo de niños. 

Recuerda que son personitas descubriendo el mundo por primera vez, con inocencia, con imaginación, con preguntas absurdas. No tienen la capacidad de aplicar inmediatamente todo lo que les enseñas, pero poco a poco ellos van capturando tus enseñanzas. Tu misión es ser paciente e ir inculcando poco a poco, palabra a palabra, consejo a consejo las semillas que darán fruto. 

Tu pequeño no aprenderá inmediatamente a no desparramar los juguetes en el salón, pero si eres paciente y persistes, pronto verás que aprender a guardarlos de vuelta en su lugar. ¡Respira! ten paciencia y disfruta el camino mientras ellos crecen. 

 

Aprende también: Cómo hablarles de la Fe en Dios a mis hijos y Cómo hacer un devocional con mis hijos - Paso a paso 

 

 

 Regístrate

 

 


FAMILIA DESTACADOS PADRES
¿Cómo criar a mi hijo? - Guía de padres cristianos